MADRIGAL

MADRIGAL

Este poema me lo ha dedicado el poeta, compañero y amigo Luis Marín.  Muchas gracias amigo.


MADRIGAL


El polen de la inocencia
no comprende la sangre embalsamada.
la fecundidad del Olvido
ni el puñal silente de los muertos.

Cóncavo el viento nos muestra
la cúpula tallada por la sed.

El latido siempre marca
la hora precisa y el dominio
que prolonga los árboles ocultos.

Cada sombra vuelve a la infancia
como cada nacimiento se busca a sí mismo.

La luz es la noche sin Tiempo
la música de Delfos y el barco
de Nietzsche en los andenes.

 

 

LUIS MARÍN IBAÑEZ.

Deja una respuesta